Login

Inciar sesión

Buscador

Inicio Personal Bitácoras (todas) Bitácora mundana La importancia de la presentación
La importancia de la presentación PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Paco Gómez   
Martes 31 de Agosto de 2010 16:30

La importancia

altSiempre ha habido un delicado equilibrio entre forma y fondo. ¿Qué es más importante? La pregunta es falaz, claro es. Ambos son importantes. El contenido fluye a través de la forma y la forma se revela por el contenido. La más brillante de las ideas puede morir entre gritos ahogados hundiéndose en las arenas movedizas de una forma miserable. La más elegante de las formas no conseguirá dotar de profundidad a una idea abismalmente banal. Una buena idea está compuesta de una indisoluble mezcla de forma y contenido.

Y en un escrito ¿debemos cuidar la forma? ¿Debemos cuidar la presentación? Y aquellos que somos profesores, ¿debemos exigir a nuestros alumnos esmero en la presentación de los trabajos escritos? Igual que uno cuida de su apariencia y se esfuerza por dar una imagen adecuada, del mismo modo uno debería esforzarse en presentar correctamente los escritos, y en particular, los de clase.

Una buena presentación dice de su autor:

  • que le gustan las cosas bien hechas, pues no le importó al autor emplear tiempo en hacer una presentación digna;
  • que entiende la importancia de la forma respecto al contenido y asigna juiciosamente a cada uno su cuota;
  • que tiene un concepto global de su trabajo, en virtud del cual concierta forma y contenido para constituir un todo compacto y coherente.
  • que habla de su creatividad, pues combinar forma y contenido con acierto exige creatividad;
  • que tiene amor por el detalle, es decir, que se pone en lugar del lector y a través de pequeños gestos lo guía por la senda de su pensamiento, no a trompicones sino con paso firme y sosegado;
  • que tiene capacidad de revisión de su propio trabajo y, por ende, sentido crítico;
  • que comprende las convenciones de formato y es capaz de ajustarse a ellas;

En cambio, una mala presentación:

  • es difícil de leer por confusa y cansina, pues la lectura se convierte en una carrera de obstáculos intelectuales y visuales, en un laberinto impenetrable;
  • siempre desazona, pues predispone al lector en contra del texto, y esa sensación no le gusta; el lector quiere sentirse bien cuando lee el escrito, no sufrir;
  • contradice el contenido;
  • revela la desidia del autor, pues el lector siempre se pregunta por qué no invirtió el autor ese poco más de tiempo con que habría hecho una buena presentación;
  • produce una penosa impresión, ya que el lector siempre se imagina lo peor: falta de autoestima, desidia, falta de talento, una especie de broma pesada...
  • nos hace sospechar, como profesores, que estamos ante un trabajo hecho con prisas, es decir, que no ha merecido nuestra asignatura el tiempo necesario por parte del alumno.

En suma, un acto efectivo de comunicación, y un escrito lo es, supone una buena presentación.

Para ilustrar la importancia de la presentación, permitidme que os hable de un caso cercano con que me topé hace muy poco. Mi cuñado tenía un amigo de la infancia cuyo cuñado, que no era mi cuñado, creció en la Cochabamba, en un barrio bien y mal; bien porque eran gente de posibles, mal porque su sentido común era imposible; pero nuestro amigo del que hablo, y he aquí lo importante, tenía una amiguita de la infancia, a quien perdió la pista durante años, pero que cuando frisaba los treinta años, él, volvió a verla, eso sí, casada con el cuñado de su primo carnal, carnicero él, uno de cuyos tíos paternos, bizcuerno y algo muermo, fue a Walt Disney Florida a ver al Pato Lucas, su héroe espiritual, con esa piel negra y aterciopelada, con su pico naranja postinero, el cual tras la visita decidió dar un giro copernicano a su vida, aunque, en realidad, tras dar ese giro copernicano se animó a dar otro giro copernicano y se quedó donde estaba, eso sí, más mareado que al principio y que su querido héroe, lo cual no le importaba mucho al susodicho tío paterno, bizcuerno y algo muermo, carnicero él mismo, uno de cuyos hermanos era un heroico barrendero, casado en segundas nupcias con una mujer de diminutos pies y altura descomunal, barrendera heroica ella misma, más que nada por el milagro de mantenerse de pie, y cuya tía francesa se desposó con un barrendero italiano, aunque este era cobardón, los cuales tuvieron una hija suiza muy, muy, muy bajita con unos enormes y gigantescos pies, que hedían cósmicamente, la cual, y a pesar de este problemilla, encontró un buen marido, barrendero heroico, más bien por sobrellevar semejante peste, cuyo hermano de bigote tieso y almidonado, barrendero heroico y fanático él mismo, se casó con una barrendera heroica y bigotuda, pero tipo cepillo, los cuales engendraron un rubicundo niño que cuando alcanzó la pubertad desarrolló un bigote espeso, curvilíneo en doble tirabuzón y que, como todo el mundo en algún momento de la vida se topó con un profesor de ciencias que despreciaba la presentación de los trabajos de clase (¡Achús!, perdone el lector, es el resfriado).

Un buen día este profesor del que hablo pidió un trabajo escrito. Extrañamente, no dio unas normas de estilo que sirviesen de guía a los estilos. Dejó en manos de los alumnos ese asunto. La presentación de la mayor parte de los trabajos fue penosa. Hubo baile de tamaños de letra, márgenes aleatorios, promiscuidad de tipos de letra, justificaciones abigarradas sin justificación alguna. Lo más gracioso es que casi todos los trabajos consistían en recorta y pega de unas pocas páginas web, normalmente los enlaces de la búsqueda de Google con el título del trabajo. El trabajo, que buscaba distintos objetivos: motivación, esfuerzo, reflexión, investigación, creatividad, se quedó en un burdo ejercicio de mecanografía (ctrl+c, ctrl+v, ctrl+c, ctrl+v,... ad náuseam). Un alumno tuvo la desfachatez de querer hacer una presentación digna. Su compañero de trabajo, en una soberbia aplicación de la ley del mínimo esfuerzo, se negó a ello por considerarlo "una pérdida de tiempo". Tras porfiar bastante, acordaron preguntárselo al profesor. El dirimiría el problema. Su sentencia fue: "La presentación no importa". El pobre niño que quería hacer una presentación digna se mordía los labios de rabia. Ese día aprendió lo que es un profesor de ciencias mediocre.

Por eso, a vosotros, profesores de ciencias y tecnología, os ruego que no menospreciéis la presentación, que exijáis a vuestros alumnos un castellano correcto y una presentación digna en los trabajos escritos. Recordad que la forma determina el contenido.

 

Presentación

Hay muchas maneras de hacer un trabajo escrito en lo que respecta a la presentación, pero lo aconsejable es seguir unas normas de estilo desde el principio y atenerse a ellas. Esto redundará en la consistencia del trabajo. Para evitar el caos en la presentación del trabajo el profesor debería proporcionar un fichero de estilo. En él deberían aparecer los siguientes elementos:

  1. El diseño y su portada. En ella deberá aparecer el título y el nombre de los autores. Habrá una hoja de cortesía de modo que la primera hoja propiamente dicha del trabajo sea la tercera.
  2. Tipos y cuerpos de letra. En el texto el cuerpo suele oscilar entre los 10 y los 12 puntos. En los títulos de las secciones, va entre 12 y 14 puntos. El título del trabajo (no el de la portada) suele ir entre 14 y 16 puntos. Siempre hay que usar tipos de letra que sean lo más legibles posible. Recomendamos Times New Roman, Arial y similares. Nunca deben mezclarse más de dos tipos de letra en un documento, especialmente en el cuerpo del texto. Usar los estilos de letra (cursiva, negrita, etc.) acorde con las convenciones ortográficas del castellano.
  3. Definición de los márgenes. Esta definición debe incluir los márgenes superior, inferior, izquierdo y derecho. Para papel A4 deberían estar alrededor de 2'5 a 3 cm.
  4. Estilo del documento. Aquí suele ir información más detallada tal como la estructura del párrafo, el interlineado, el esquema de numeración de las secciones.
  5. Numeración de las páginas así como su correspondiente estilo (centrado, abajo, números arábes, etc.).
  6. Figuras. Se indicará el tamaño y el tipo de letra de las leyendas, la justificación de las figuras. También se indicará la resolución y, si procede, el formato de la figura (JPG, TIFF, etc.).
  7. Bibliografía. Se establecerá el tipo de cita bibliográfica, la cual dependerá de la disciplina. En ciencias se usan mucho IEEE, ACM, alfabética; en ciencias sociales es muy común el formato APA o Chicago; en humanidades y letras las citas van a pie de página.

El fichero que aparece abajo es un fichero de estilo en formato .docx. Es, según mi opinión, un ejemplo de un fichero de estilo que todo profesor que respete la presentación debería dar (este u otro que el profesor adapte a sus necesidades).

FICHERO DE ESTILO

Bibliografía comentada

  1. A Guide for Writing Research Papers Based on Modern Language Association (MLA) Documentation. En la página web de Capital Community College. http://www.ccc.commnet.edu/mla/index.shtml Aunque dedicado a estudiantes universitarios, se aplica igualmente a estudiantes de secundaria. La página es muy completa y trata diversos aspectos tanto técnicos como de contenido. Se puede encontrar información sobre el estilo APA.
  2. Guide to Grammar and Writing. Capital Community College. http://grammar.ccc.commnet.edu/grammar/index.htm De la misma institución, está página es muy recomendable.
  3. Ruth Culham. 6+1 Traits of Writing. Scholastic Professional Books. 2003. Delicioso libro que trata de la enseñanza de la escritura a niños de primaria, pero que es totalmente válido y generalizable a edades superiores. El libro, obviamente, incluye un capítulo sobre la presentación. En cuanto al contenido se ocupa de cuestiones tan peliagudas como la de la evaluación de los escritos o la búsqueda de la voz propia en la escritura.
  4. Ángel Cervera Rodríguez Miguel Salas Parrilla. Cómo se hace un trabajo escrito. El Laberinto. 1999. Un libro donde se explica exhaustivamente y con sentido práctico cómo hacer un trabajo escrito. Es un libro imprescindible para todo estudiante de secundaria en adelante.
Última actualización el Martes 01 de Octubre de 2013 21:35