En tiempos de entrega enloquecida de prácticas, de maldición por las ocasiones perdidas, de vómito apresurado y vergonzante, uno, en su estúpida inocencia, se atreve a decir lo siguiente: Para mañana deberíais hacer lo siguiente:

Gracias y perdonad que insista en vuestro aprendizaje.