A día 27 de septiembre el artículo Los mismos perros con distintos collares ha suscitado algunas reacciones. Me ha llamado la atención la de un lector, JavierHZ, a quien agradezco que me permita reproducir aquí su comentario. Por mi parte he de decir, que la Jefa de Estudios de la E.U.I. ha metido en vereda a los profesores de O.E.I. y esta semana (¡el 14 de septiembre!) han empezado las clases. Eso sí, con retraso, claro. Para paliar este retraso van a quitar el tema de programación dinámica y van a reducir el tema de complejidad (¿?). Seguiremos informando.

Aquí está el comentario de JavierHZ:

¡Qué imaginación! ¡Solo te ha faltado imaginar unas coordenadas GPS por cada despacho para ayudarnos a imaginar también los nombres propios de los habitantes de este, siempre añorado, país de Nunca Jamás!

Me parece que pecas un poco de prepotente y anticuado en tu artículo. Pascal es de lo más avanzado en programación. ¿A quién le importa otros lenguajes propios de frikis y gente sin pensamiento lógico? Ruby, por ejemplo, es para que aprendan a programar los niños, ¡no los machotes informáticos! Las grandes transparencias están escritas en Pascal por algo y la tradición impone respeto a los ancestros que las utilizaron. Si nuestros antepasados fueron capaces de construir un material tan puro como la transparencia, que no amarillea con los años, ¿cómo no iban a poder crear el mejor lenguaje de programación de todos los tiempos?

Por desgracia sois muchos los que sentís aversión injustificada contra la buena voluntad de los demás y por eso no sabéis apreciar nuevas asignaturas y temarios como La conducta humana: emociones destructivas. Un buen informático tiene que aprender a encajar la frustración desde la facultad y es necesario motivar a los alumnos, enseñarles a que identifiquen sus propios sentimientos negativos, y los conviertan en algo positivo. Eso forma parte de los nuevos planes de estudios de la Era de Acuario, y es que al menos una asignatura con "buenas vibraciones" debería ser obligatoria en cada carrera. Los trabajadores del mañana deben saber acatar órdenes sin pensarlas; para eso hay pensadores, pero un informático no es un pensador, un matemático no es un pensador, un filósofo no es un pensador, un trabajador no es nunca un pensador ¡Hasta dónde podríamos llegar!  Y a quien se le ocurra llevar la contraria a estas máximas sociales e históricas habría que enterrarlo y silenciarlo (ya que si se le crucifica, el muy hereje, aún puede gritar con más fuerza desde más alto).

Imperdonable es, en cualquier caso, que te atrevas a llamar "golfos apandadores" a los alumnos. Como veo que no lo entiendes, vamos a ponernos en plan parvulitos: ¿qué tiene que hacer un estudianteeee?... aprobaaaar; ¿qué dice el canto popular que sucede cuanto más se aprendeeee?... que más se olvidaaa; ¿qué tiene que hacer entonces el estudianteeee?...  aprender lo menos posibleeee. ¡AHI LO TIENES! Ellos sólo hacen lo que tienen que hacer: aprender lo menos posible sacando lo máximo posible (vacaciones extras, por ejemplo). ¡Santo cielo! ¿Acaso nunca has sido estudiante para saber esto? ¿O es que eras de esos pobres idiotas que se pasaban todo el día aprendiendo y comprendiendo tantas cosas que hasta se han olvidado de cosas tan fundamentales como la LEY del mínimo esfuerzo?

Si por mí fuese y pudiese ahora mismo quemaría esa basura subversiva a la que llamas artículo.

JavierHZ